Infantino logra su propósito y el Mundial-2026 tendrá 48 selecciones

La premisa es a más cantidad, mayor espectáculo, por lo que el Mundial de 2026 pasará a 48 equipos y 80 partidos (frente a las 32 selecciones y 64 encuentros del formato actual), tras la decisión tomada este martes por la FIFA, cuyo presidente, Gianni Infantino, ganó así una apuesta personal.

Desde los 13 equipos en la edición inicial en 1930, pasando por los 24 en 1982, y los 32 que compiten desde el Mundial de 1998, la FIFA decidió ahora ampliar el Mundial a 48 equipos a partir de 2026, para que haya más partidos y con ello más ingresos económicos.

La decisión permitirá "a más países soñar", declaró Infantino.

Elegido hace menos de un año bajo la promesa de profundas reformas, Infantino dio muestra de su autoridad, imponiendo su voluntad a un mundo del fútbol que no estaba del todo abierto a esta propuesta formulada por primera vez a mediados de diciembre y revelada por la AFP.

Para convencer a los últimos indecisos, Infantino recurrió a antiguas leyendas del balón.

"Me parece una idea fantástica", se entusiasmó el lunes la leyenda del fútbol argentino Diego Maradona, durante un partido de antiguas glorias en la sede de la FIFA en Zúrich.

"Ello puede dar muchas más posibilidades a países y sobre todo a jugadores que no han conocido esta bonita competición", insistió el excampeón del mundo francés David Trezeguet.

Con una primera fase eliminatoria de 16 grupos de 3 equipos cada uno, el Mundial-2026 (cuyo país organizador será decidido en mayo de 2020) se seguirá disputando en 32 días y en 12 estadios.

"La buena noticia es que el Mundial con 48 equipos se seguirá disputando en 32 días, que la selección vencedora jugará 7 partidos y que el torneo tendrá lugar en doce estadios, como hasta ahora", señaló Infantino.

"Debemos diseñar el Mundial del siglo XXI. El fútbol no se limita a Europa y América Latina", añadió el sucesor de Sepp Blatter.

- Repartición de plazas -

El número de cupos suplementarios concedidas a cada confederación "no ha sido decidido todavía", pero "cada confederación tendrá más plazas", añadió Infantino.

Según una fuente próxima a la FIFA, Europa pasaría de 13 a 16 representantes, y África de 5 a 9.

Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional de España, y el exinternacional alemán Karl-Heinz Rummenigge, dirigente del Bayern Múnich y presidente de la Asociación Europea de Clubes (ECA), mostraron su desacuerdo con la decisión de la FIFA.

"El método empleado no es aceptable. Hace dos meses, Infantino vino a ver a la asociación mundial de ligas. Nos aseguró que nos consultaría sobre los temas susceptibles de afectar al fútbol profesional. No lo ha hecho. No son maneras. Infantino se comporta como Blatter, que tomaba decisiones él solo, sin preocuparse de nadie", dijo Tebas.

"¿Por qué actuar con urgencia, cuando quedan nueve años antes de aplicar un nuevo formato, sin implicar a todas las partes?", se preguntó Rummenigge.

A pesar de las reticencias, el gobierno de la FIFA adoptó "por unanimidad" esta medida.

Según el sucesor de Sepp Blatter, este formato ampliado incrementará el interés deportivo de uno de los espectáculos más populares del mundo, otorgando a más países la esperanza de formar parte de él.

Así ocurrió con Islandia y Gales, que lograron clasificarse y hacer además una buena campaña en la última Eurocopa, disputada en Francia, con un formato ampliado por primera vez a 24 selecciones, por voluntad de Michel Platini, expresidente de la UEFA cuando se tomó esa decisión, y de Infantino, en aquel entonces su secretario general.

Pero sobre todo, según un informe confidencial de la FIFA, al que tuvo acceso la AFP, un Mundial con 48 equipos asegura un aumento de los ingresos: 640 millones de dólares (605 millones de euros) suplementarios respecto a las previsiones del Mundial-2018 en Rusia a 32 equipos.

Los ingresos por derechos de televisión aumentarían 505 millones de dólares y los derivados del márketing 370 millones de dólares, según el análisis sobre el que se apoyaron los miembros del Consejo.

Algunos ponen en duda las previsiones de la FIFA, cuando dos de los principales patrocinadores (Sony y Emirates) no han sido sustituidos, y el exdirector financiero Markus Kattner, destituido, sembró la duda por los retrasos en la entrada del dinero presupuestado.

Ante el mayor coste del evento, Infantino explicó que es favorable a "una coorganización" por varios países.

Según fuentes próximas a la FIFA, una dupla Estados Unidos/Canadá, o un trío con México, podría ser candidato para 2026. Marruecos también podría postularse.